Archive for the ‘Iglesia’ Category

De amor y sus formas.

(Primer borrador sin citas).

Se encuentran dos personas que se atraen de inmediato. Se acercan para charlar, los dos pretenden dar su mejor cara, que obviamente, no es necesariamente la real, es en todo caso el mejor auto-concepto posible (cuando no un descarado engaño). Este es el mejor de los casos, comúnmente sólo primero uno se siente atraído por el otro y busca maneras de llamar su atención hasta que se vuelva posible tener una charla.

¿Qué los motiva al acto de “conquista”? El eros (έρως), una suerte de bestia interior que controla muchas de nuestras decisiones, una manifestación física de necesidades evolutivas, pero también una serie de constructos emocionales que nos invitan a la creación (ποίησις). Es divertido pero también supone una apuesta, un riesgo, la posibilidad del rechazo con la consiguiente evidencia de la mancha en nuestro mejor auto-concepto. Tan es así que la mayoría de las veces que alguien te atrae y consideras que por alguna razón es inalcanzable o supone demasiado esfuerzo, mejor lo evitas. No es diferente a múltiples técnicas evolutivas perceptibles en otras especies.

Entonces ambos toman un riesgo, charlan, y digamos que deciden seguir adelante con la relación. Se dicen o se creen amigos, pero en un sentido estricto no lo son realmente, es una mera antesala al eros. La filia (φιλία), que al igual que eros es también traducida como ‘amor’ pero más comúnmente por ‘amistad’, es aquel sentimiento de agrado de mantener una relación con otras personas, pero no como una necesidad interior, sino en un fluir cómodo en el cual no son colocadas demasiadas expectativas.

La pareja que ahora ha nombrado a su relación ‘amistad’, no se encuentra en ese libre fluir, sino que más bien se sienten impelidos a construir una serie de pretextos para compartir tiempo juntos, hasta que subjetivamente consideren que es socialmente pertinente liberar el erotismo. Esto es muy variable dependiendo de la cultura y del individuo, puede ser cuestión de minutos o de años, pero en general ocurre lo mismo.

El problema de constituir una relación de amistad a partir del eros, es que la bestia erótica esclaviza muchas de las decisiones filiales. Hay un elemento faltante, un deseo creciente que no se apagará hasta ser satisfecho, u olvidado (técnica evolutiva) cuando toma características de inalcanzable, o cuando el costo se vuelve demasiado alto.

Aparentemente, las hordas primitivas no tenían este problema. Los grupos eran promiscuos, así que la imperante necesidad erótica era inmediatamente cubierta, además la filia de estos pequeños grupos se daba por sentada, así que era simplemente plataforma o trasfondo. No daba pie a las incomodidades o chantajes que presupone el intercambio sexual contemporáneo.

Luego surgió el tabú del incesto, que dio origen a la exogamia, esto es, a las relaciones sexuales exclusivamente con otras tribus (la tribu en su totalidad se consideraba familia, independientemente de la consanguineidad). Este tabú separó “oficialmente” al eros de la filia. Digamos que quedó prohibido tener sexo con los amigos, y sólo quedó permitido tenerlo con cualquiera de la tribu “amiga”, con quienes no había relación filial consciente, sino exclusivamente erótica.

Sabemos que, sin embargo, las prácticas sexuales seguían siendo polígamas, pues los hijos resultado de las relaciones inter-tribales tomaban el “apellido” (tótem) materno y pertenecían al clan materno, pues no podía comprobarse la identidad del padre. No obstante, cuando era descubierto el incesto, o el sexo con una tribu prohibida (un tótem
prohibido), las penas eran por demás crueles: toda la tribu (propia) estaba obligada a dar muerte al infractor.

Muchas cosas ocurrieron antes de que naciera la familia nuclear que hoy conocemos. Algunas fueron el nacimiento de la propiedad privada, de la religión y del Estado. Por la línea de los fetiches, los tótems, los mitos y los rituales podemos hallar a la religión (totémica, luego politeísta y eventualmente monoteísta). El tótem era comúnmente un animal comestible (que la tribu tenía prohibido comer), una especie de Idea platónica que representaba a cada miembro de esa especie como “fuerza” que permite la existencia de determinada tribu.

La exogamia es la manera en que distintas tribus comienzan a llegar a acuerdos de beneficio mutuo. Comienza a haber un reconocimiento de tótems ajenos, esto pudo haber dado origen al politeísmo, pero sin duda dio origen al Estado: con el descubrimiento de la agricultura y el pastoreo los grupos pudieron hacerse más grandes, volverse sedentarios significó una mayor necesidad de defensa de grupos enemigos, así como la necesidad de alianzas con tribus vecinas.

Pero tal sedentarismo también significó la existencia de la propiedad privada: las prácticas de pastoreo se atomizaron por parte de los miembros de la tribu, que ahora cuidaban de los animales necesarios para la subsistencia propia y de los dependientes; y la agricultura eventualmente supuso que cada miembro empezó a sembrar y cosechar el mismo pedazo de tierra. Con la invención de las herramientas, cada miembro se volvió constructor de las propias y, eventualmente, fueron utilizadas en trueques. La propiedad privada dio origen al intercambio comercial.

La esclavitud era una práctica muy diferente a la que hemos conocido de Grecia y Roma, y mucho muy diferente de la que podemos dar cuenta con el colonialismo y la historia moderna de América (la cual, en todo caso, es más bien muy similar al proletariado de maquiladoras en países de cuarto mundo). Las guerras entre tribus nómadas suponían supervivientes de los vencidos y bajas de los vencedores. La tribu vencedora debía evaluar cada vez si debía sacrificar a los supervivientes vencidos o si convenía que fueran unidos a la propia tribu, como hermanos. Tal fue el nacimiento de la esclavitud, pero cuando se unían como hermanos eran iguales al resto, no había ningún tipo de opresión contra ellos (aunque eventualmente se requirieron rituales de purificación).

Con la propiedad privada, sin embargo, los grupos sedentarios que tomaban prisioneros de los grupos vencidos, entendieron pronto que no podían ser tratados como iguales, pues se necesitaría asignarles tierras y animales que nadie iba a ceder, parecía más conveniente que trabajaran a los animales y tierras de distintos miembros de la tribu vencedora a cambio de alimentación y protección.

Parece que la cosmovisión de propiedad dio un giro al concepto de esclavitud, y que, aunada al politeísmo, permitió la configuración de Estados. Los viejos tótems tomaron figuras más humanas: el hombre entendía mejor a la naturaleza y hasta cierto punto la controlaba, ya no era la misma vida, extremadamente lábil ante los peligros de la naturaleza, ahora la producción se volvía más predecible y había, hasta cierto punto, abundancia. En esta suerte de Ilustración primitiva nacieron las ciudades, y así como la propiedad privada surgió inconscientemente de la práctica diaria, el llamado ‘contrato social’ también lo hizo.

Los primeros Estados, sin embargo, mantenían una cosmovisión esencialmente primitiva: los extranjeros eran vistos como peligrosos y los gobernantes eran fundamentalmente sacerdotes, representaciones de distintos dioses en la Tierra. Los mitos subyacen en el nacimiento del Estado: el Orden (Cosmos) debía reinar sobre el Caos (la Nada). Distintas teogonías gobernaban las prácticas rituales-religiosas que equivaldrían a lo que hoy conocemos como leyes, pues Orden siempre era entendido como conservación de costumbres, mientras que cambio siempre implicó Caos.

Ya en la antigua Roma, el término famulus, de donde proviene la palabra familia, correspondía a las personas que estaban bajo la propiedad-protección de un hombre adulto, esto es, los esclavos, la esposa y los hijos. Tal familia no tiene sus orígenes en Roma sino en los primeros Estados: con la propiedad privada se volvía necesario saber a quién se heredarían los bienes, se volvía importante comenzar a saber no sólo quién era la madre, sino también quién era el padre. Tal es un antecedente de la familia monógama.

Si bien la antigua Grecia no es monógama (en el caso de los hombres), sí está estructurada en torno a la familia nuclear, y sabemos que también existe la herencia. Es común encontrar referencias en textos en torno a la bisexualidad, pareciera que la promiscuidad de hombres con hombres facilitaba la administración, pues tendrían hijos únicamente con sus esposas, mientras que el eros se vería satisfecho con quienes no hay riesgo de procrear.

En las primeras hordas podía ignorarse por completo la filia como algo dado, y quedar únicamente el eros como una práctica libre y común. Los griegos retoman la posibilidad de que exista eros en las relaciones de amistad (particularmente maestro-alumno), pero separan el factor más bien administrativo de procreación y herencia. En ese sentido, ni ‘matrimonio’ ni ‘familia’ presuponían amor, ni filia ni eros, (aunque el sentido de lealtad de la esposa al marido es un tema recurrente, que también refleja la importancia de que la herencia se repartiera únicamente a hijos legítimos), sino que estaban constituidos en un marco de la administración estatal y política, hablando de Grecia, de las Alejandrías y del primer imperio romano.

Es en el nacimiento de las prácticas ascéticas de connotación cristiana que se ve a la práctica sexual como algo impuro, que después trata de purificarse con la concepción de amor, un amor que será un extraño híbrido entre eros y filia: ágape (αγάπη). O mejor dicho, ágape es un término griego que será latinizado por el cristianismo para “limar”, conceptualmente, lo erótico y lo filial para encontrarse en el medio. Es una especie de amor incondicional, donde lo importante es el Otro. Es una especie de alargamiento sintético del eros: no se pierde la adoración por el Otro cuando la necesidad es satisfecha, sino que se vuelve un trasfondo, una plataforma invariable, como lo era la filia. Ágape toma algo del eros para así eliminarlo, pero también para diferenciarlo de una mera filia, que sigue existiendo fuera de la familia. Ágape se va a convertir en un requisito para la unión sexual, debido a que ágape es también la clase de amor que debe sentirse por Dios, y sólo así puede estar santificada la unión de naturaleza corrupta.

Traduciendo, se debe sentir incondicionalmente algo innatural como manifestación de un ser inexistente, por un Otro inexplicablemente idealizado, en el marco de un ‘sí mismo’ apagado, devaluado. Esto es, debo ignorar lo que realmente siento y tener fe en lo que supuestamente debo sentir. En este (sin)sentido se conjugan fetiches, tabúes, mitos, rituales y una religión (que en cierto sentido sintetiza muchas); pero también se conjugan prácticas administrativas y gubernamentales. La convención social del noviazgo y el matrimonio, que conjugan los conceptos inabarcables, inconmensurables de amor y compromiso, arrastran consigo todo este bagaje.

En este marco, es casi sorprendente que nos preguntemos por qué hay “infidelidades”, “miedos al compromiso”, o simplemente deseo sexual por personas que no son nuestra pareja; cuando la normalidad tendría que ser precisamente esa.

The Zeitgeist Movement.

Hace varias semanas escribí un post llamado diálogos, como resultado de una visión que tuve hace varios meses. Dicha visión tenía qué ver con un concepto que me pareció extremadamente poderoso: “todos somos uno”.

A pesar de que la visión me llegó con una certeza sin precedentes, a diferencia de lo que estoy acostumbrado, no encontré los suficientes argumentos lógicos para respaldar dicha visión.

Generalmente recurro a diálogos internos para llegar a conclusiones, y aún cuando cargo con argumentos que me parecen bastante sólidos, es difícil encontrar tal sensación de certeza.

Esto puede significar nada para cualquier lector, sin embargo trato de transmitir el gran impacto que tuvo la idea en mi interior.

Es entonces que decidí crear una serie de artículos llamados diálogos para enfrentar a mis argumentos, ir llenando huecos y terminar con una conclusión mejor fundada.

Escribí la segunda parte y por cuestiones de insatisfacción en el estilo no lo he publicado, sin embargo hoy tuve la grata sorpresa de ver un documental llamado Zeitgeist: Addendum.

No pude sentirme menos que profundamente conmovido al ver reflejada con precisión clínica la idea de religión que quise plantear a través de mis diálogos.

Y la razón es que al no encontrar todos los argumentos, todo queda perfectamente acomodado para pensar en una religión, porque los huecos, mientras no son resueltos con argumentación, son resueltos con algo que hoy conocemos como fe.

El documental de Zeitgeist, por otro lado, al tener una clara postura hacia la palabra religión y todo lo que representa, acude a una forma diferente de engaño. Y vaya que me duele escribir esa palabra y mezclarla con el movimiento.

El engaño del documental radica en deliberadamente no llenar los huecos, sesgar cierta información y muy posiblemente provocar una polarización de puntos de vista.

Maravilloso en cualquier caso, imposible en estos temas no polarizar, entiendo y justifico si cualquier información fue sesgada (si esto ayuda a llegar a una masa crítica menos informada) y si muchos de los evidentes huecos se le dejan al futuro del movimiento. Excelente que arrancaron y le dieron ese mensaje al mundo.

Si son capaces de ignorar estas imperfecciones y llegan a la segunda mitad del documental, me parece encontrarán un mensaje extremadamente valioso.

Los invito a verlo.

http://www.zeitgeistmovie.com/add_spanish.htm

Tu diezmo, un regalo a Dios. (Los tontos SÍ van al cielo).

(¡Ahora sí es personal! Parte dos.)

En diciembre pasado me encontré este cartel en una parada de autobús en Monterrey, luego en un espectacular, una imagen que decía: “Tu diezmo, un regalo a Dios”. Independientemente de lo limitada que sea, creo que ya podemos hablar de una “estrategia de mercado”. Sumido en esta idea, llevo seis meses construyendo este post que pretendía partir de lo improductiva que es la Iglesia Católica, que posee uno de los bancos más poderosos del mundo, que este banco ha participado directamente en numerosos escándalos relacionados con corrupción, inversión en armamento, narcotráfico, mafia; que los grandes capitales de la Iglesia Católica, que se han construido con las aportaciones de los fieles, muchos de ellos extremadamente pobres, o de países extremadamente pobres; ahora son principalmente usados en la práctica más burda del capitalismo: la especulación; en vez de por lo menos crear fuentes de trabajo y pagar impuestos como tú y como yo. El mensaje importante iba a ser la necesidad inminente de un verdadero Estado laico. Traer de regreso los ideales que en tiempos que yo creía socialmente más cavernícolas, provocaron la guerra cristera.

Desde el libro “El papa de Hitler“, hasta innumerables historias de terror que abundan en internet, trataba de construir un escrito sólido que pudiera darnos una idea de cuánto nos ha costado socialmente en la historia contemporánea mantener a esta institución que ahora cada diciembre te recordará (católico, católica) que una alternativa para evadir el remordimiento de todo lo malo que hiciste en el año es que les entregues el 10% de tu ingreso anual neto.

Me cansé de leer tanto y aterrizar tan poco, pero en eso estaba cuando llego hace un par de meses a Guadalajara y lo primero que escucho en el taxi que tomé en el aeropuerto, casi como “bienvenido al país de los mochos” fue: “Emilio González Márquez, gobernador de Jalisco, acaba de hacer una donación de 90 millones de pesos para la construcción del Santuario de los Mártires”.

Respiré profundamente, y racionalmente, como acostumbro, analicé cada una de esas palabras. El Santuario de los Mártires me recordó primero un museo, el Museo Cristero de Encarnación de Díaz (La Chona, un pequeño municipio de Jalisco por cierto), que conocí hace como dos años. Pero no, si es un santuario, eso es un templo, y si es de mártires, y en Jalisco… ¡El gobierno del estado acaba de donar 90 millones de pesos para la construcción de una iglesia que honra a sacerdotes que hace menos de un siglo tomaron las armas contra el propio gobierno con tal de no respetar la ley!

La fría razón desapareció y un flujo de enojo comenzó a correr por mis venas. Y es que, ¿no les da coraje? ok, voy a ser más claro, el Gobernador PANISTA perteneciente a un ala católica de EXTREMA DERECHA (El Yunque), del estado que tiene por capital a la segunda ciudad MÁS IMPORTANTE del país, decidió colocar 90 MILLONES de pesos del ERARIO PÚBLICO en la construcción de una IGLESIA que servirá como recordatorio de que la ley NO PUEDE contra una religión. Será un recordatorio constante del REPUDIO de la sociedad mexicana frente a un Estado LAICO.

Si aún no se sienten enojados, donó 38 MILLONES de pesos a TELEVISA… ¡para la filmación de una TELENOVELA en Guadalajara! (Y la novela se llama “Las tontas no van al cielo” ¡háganme el %&·$%&$ favor! oh no, mejor háganme el favor de leer la sinopsis, ¿qué de plano su mercado meta son retardados?). Después de que el año pasado gastó 67 millones de la partida “Erogaciones imprevistas y combate a la pobreza” (sic) para la organización de un evento, también de Televisa (Espacio 2007). Donó 3.5 millones a Juguetón, movimiento de Tv Azteca orientado a la tradición de los Reyes Magos.

¿Todavía no se sienten encabronados? Hace un par de semanas donó otros 15 MILLONES de pesos a una ONG manejada por la Iglesia, ¿y saben qué dijo? (un poco ebrio, por cierto) cito: “Éste es un cuete (borrachera). No me importa, me cae. Don Juan (Sandoval Íñiguez), absuélvame desde allá (Don Juan lo absuelve desde su asiento). Además estamos haciendo un buen desmadre, don Juan, ¿sí o no? Aquí hay un cheque, el 419240 cabrón, a nombre de la AMBA. Digan lo que quieran. Perdón, señor cardenal: ¡chinguen a su madre!

Si aún no se sienten profundamente emputados, sólo me queda decir que todo el norte de Jalisco tiene graves índices de pobreza; Guadalajara es una ciudad sucia, con baches, con problemas muy serios de tráfico, con gente sin hogar durmiendo en paradas de autobús; y bueno, ojalá pudiera contarles otras cosas que he visto. Pero créanme, hubo mucho mejores opciones de invertir esos más de 200 millones que se han donado a distintas causas relacionadas con el catolicismo.

Luego pasas del pecado capital (ira) a la tristeza. Es triste ver tanta impunidad, pero más triste es ver a la gente que cada domingo acude a una iglesia pensando que una institución representa los valores morales más adecuados para su vida y la de su familia. Juan Sandoval Íñiguez dijo hace como tres domingos en una homilía y vuelvo a citar:

“No hay rico, rico, rico que sea honrado, porque trabajando nadie se hace rico, si así uno se hiciera rico, los burros serían los más ricos”. Es una estupidez, sobre todo porque es demasiado evidente su populismo barato. Hasta los propios panistas deberían estar ofendidos de que este “príncipe” como le llaman (al ser el principal representante del Vaticano en el estado de Jalisco) haya dicho palabras más baratas y polarizantes que el (casi innombrable para ellos) AMLO.

Pero vamos armando el silogismo. La Biblia está de acuerdo con esa declaración al señalar “más fácil es que un camello entre por el ojo de la aguja, que un rico en el reino de los cielos.” (MT 19,21-24).

(Don) Juan Sandoval Íñiguez es rico, muy rico. El resultado del silogismo es obvio. Si los católicos escuchan esto de un cardenal, y le creen, deben ser muy tontos. Si como dice la Iglesia sólo lo católicos van al cielo; la conclusión obvia es que la gente de Televisa está muy equivocada, “las tontas sí van al cielo”.

Es triste ver el enriquecimiento político y económico de la institución que siendo congruente debería ser la más preocupada por la pobreza y la desigualdad en el mundo; mientras personas como Gates donan miles de millones al desarrollo del tercer mundo. Parte de los paupérrimos sueldos del tercer mundo latinoamericano van a las bolsas de ricos y poderosos miembros de esta despreciable institución (sí, me refiero esta vez a la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, no a Microsoft…).

Si quieren saber más al respecto del escándalo, que han estado llamando “limosnazo” y apoyar con su rechazo, les recomiendo http://www.nosomosminoria.com/. El nombre del sitio fue en referencia a que Etilio, o “gober piadoso”, señaló que “lo que piensen poquitos, le vale madre”; y Sandoval Íñiguez mencionó que las más de 5000 quejas ante la comisión estatal de derechos humanos no le importaban, que cuando fuera la mitad de la población católica se empezaría a preocupar.

¿Qué hay peor que la Iglesia en México? Sólo las telenovelas caray…

¿México Vs. USA o España Vs. Inglaterra?

Resulta que me junté con algunos amigos a ver el partido de fútbol de México contra Estados Unidos. Yo al principio creí que habría ciertos “arreglos” de Televisa y que México ganaría a como diera lugar. Pero ya que comenzó el partido y vi las caras de odio de los mexicanos hacia los estadounidenses, que poco a poco se fue acrecentando ante la impotencia de marcar gol, de remontar, de empatar; me quedó claro que estuve equivocado. ¿Estados Unidos tiene un fútbol al nivel del mexicano?, no lo creo, ni en un sentido de técnica ni de talento. Creo sin embargo que hay dos trabajos que han hecho muy bien con el jugador estadounidense, el trabajo físico, me dió la impresión de que tienen una condición impresionante, y el trabajo mental, esperaron las oportunidades adecuadas y las resolvieron.

Hablando de mentalidad, el pueblo mexicano arrastra desde hace más de siglo y medio un trauma en sus relaciones con el vecino país del norte, cuando nos invadieron y arrebataron medio territorio nacional; de la misma manera que Estados Unidos arrastra un paradigma respecto al pueblo mexicano, por el estereotipo del “mojado”.

Saliendo de ver el partido, tuve una plática muy interesante con un amigo (mexicano) a quien por cierto le acaban de ofrecer un muy buen trabajo en Estados Unidos. El origen cultural de ambos países es no sólo diferente, sino contrastante. Cuando los ingleses se establecen en las Trece Colonias, no buscan mezclarse con los indígenas de la zona, sino que mantienen un nivel de vida, una economía y una política congruente con la que tenían en Inglaterra, antes y después de su Independecia. Los ingleses han sido históricamente punta de lanza en desarrollo sociológico, económico y político. Las nuevas ideas que acompañan al Renacimiento provocan la primer revolución contra el Absolutismo, también ahí comenzó la Revolución Industrial, son culturalmente pragmáticos. Los españoles, por el contrario, son un pueblo con severos traumas, gobernados primero por Roma, sufrieron su caída con invasiones germánicas, y fueron gobernados por visigodos, luego las invasiones musulmanas los pusieron a la orden del Islam; son un pueblo de menor sensatez y mucho más apegado a tradicionalismos imprácticos, por ejemplo hace poco me enteré que fue el último país en Europa en el que se practicó La Inquisición (el último acto de la Inquisición por cierto, se llevó a cabo en México, unos quince años después de que se independizó de España). En plena Independencia de México los invade Napoleón y los derrota también. España tiene Reyes Católicos mientras ocurre la Reforma Inglesa influenciada por Lutero, quien finalmente promovía mayor congruencia y condenaba la corrupción dentro de la Iglesia. España llenaba sus galeones de metales preciosos extraídos de Nueva España y sin mayor esfuerzo los piratas ingleses con una mejor tecnología naval robaban la carga ya muy cerca de Europa.
Me comentaba mi amigo que a Nueva España llegaba la gente de mala calaña del Viejo Continente, por el enorme riesgo de realizar un viaje tan largo, por enfermedades como el escorbuto, quienes elegían venir eran comúnmente convictos, dice que a algunos hasta les daban la opción, “estás condenado a pena de muerte o a ir a Nueva España”, y ya se imaginarán lo que elegían. Como llegaban constantemente cargas desde América, por las muertes del trayecto o quienes elegían quedarse en España, continuamente se requería de tripulación.

Llegan los españoles a México y a diferencia de los ingleses, inmediatamente comienzan a mezclarse con los indígenas, lo que genera un mestizaje peligroso para los españoles; los criollos, hijos de españoles nacidos en Nueva España, quieren tener acceso a niveles de poder que están en manos de una minoría española, y de esta manera ocurre la Guerra de Independencia. Tenemos un origen entonces, más que indígena, español, y quien diga “fuimos conquistados por los españoles” me parece que está teniendo una visión limitada; en realidad hablamos un idioma, una religión y un trauma eminentemente español.

El pueblo español vive ahora una realidad diferente, han aprendido de sus errores, han comenzado a desarrollar una visión pragmática, incluso han ido con el tiempo haciendo a un lado a la religión. No es una parte tan fundamental de la vida como lo es en sus países colonizados de Latinoamérica. Vivimos sin duda un retraso cultural en relación a España, y lo vivimos porque ellos lo heredaron; los criollos ambiciosos junto con la Iglesia en el poder generaron una brecha educacional que nos ha estado costando tener un pueblo ignorante y corrupto. Latinoamérica es una zona tercermundista con recursos naturales superiores a los del primer mundo, la razón de esta paradoja sólo puede ser su gente, que evoca el tradicionalismo antes que el pragmatismo, debido a su herencia cultural.

Eutanasia.

No es personal.
Ayer vi la película Mar Adentro, así que la mayoría se imaginará el tema que quiero tratar. Me gustó mucho el argumento, la actuación de Javier Bardem y el extraordinario esfuerzo de la producción en abrir mentes a través del mensaje. Actualmente existen dos factores que limitan la práctica de la eutanasia, por un lado el factor legal, ya que en muchos países el suicidio es efectivamente un crimen de asesinato en primer grado. Seguramente al muerto no le preocupa esto, pero por ejemplo, la mayoría de los seguros de vida no cubren el suicidio. La situación que se presenta en Mar Adentro es diferente, ya que el protagonista está imposibilitado a mover un músculo que no sea de la cara, por lo que le es prácticamente imposible suicidarse. Ante esto sugiere que un médico se asegure de darle una muerte segura y sin dolor, una “muerte digna”; sin embargo las leyes de muchos países considerarían asesino al médico que lo hiciera. El segundo factor es el religioso, por ejemplo en la religión católica se cree que el cuerpo humano es “templo del Espíritu Santo”, en resumen, que nuestro cuerpo le pertenece a su dios, no a cada uno de nosotros. La cuestión es que al tener posesión, mas no propiedad de nuestro cuerpo, es un pecado mortal (sic) decidir la muerte (destrucción de propiedad ajena supongo). Un amigo me dijo hace mucho tiempo “la vida es un regalo, si el regalo no te gusta lo puedes tirar”, creo que tiene razón. El factor fundamental en términos legales, debiera ser la decisión, es decir, el estado no debe respaldar mi decisión de matar a alguien, siempre y cuando lo haga en contra de su voluntad, pero si esa persona decide morir, y lo hace constar con algún procedimiento que indique la ley, no encuentro justificación racional que debiera impedirlo. La cuestión religiosa es muy secundaria, ya que al no creer en el pecado no me preocupa decidir mi muerte, que los que están dentro del club se preocupen, sin embargo quiero señalar la hipocresía eclesiástica al sostener tal postura. La Inquisición es el ejemplo vulgar al que podemos acudir para señalar prácticamente cualquier incongruencia de la Iglesia, no me gustaría simplemente cuestionar el respeto por la vida de una institución que mató a miles, porque como sea Juan Pablo II tomó la sabia decisión de pedir perdón al respecto. Pero vamos entonces a analizar ciertas prácticas promovidas o respaldadas por la Iglesia. Cada año, por ahí de enero, por mi ciudad natal pasan miles de fieles que van a visitar a la “Virgen de San Juan”, se les denomina “sanjuaneros”, cada año sin excepción mueren algunos, sin mencionar los que deciden caminar con un nopal en la espalda. En general todas las prácticas relacionadas con autoflagelación que implican algunos “ejercicios espirituales” y practican una enorme cantidad de sacerdotes y creyentes, representan una total falta de respeto por un cuerpo que le pertenece a su dios. Lo fundamental es que es su decisión, al igual que la eutanasia, y es algo que debe estar respaldado por la ley, pero al mismo tiempo refleja la incongruencia e hipocresía de la Iglesia. Lo que siempre he pedido personalmente es, si algún día mi vida está en sus manos, si estoy sufriendo y es más probable que no sobreviva, si no puedo comunicarme y alguien puede hablar por mí, pidan para mi la eutanasia, y espero este post en ese futuro cercano o lejano pudiera ser un respaldo legal que refleje mi decisión y proteja a quien me ayude.

No es personal (NesP).

Tengo planeado hablar muchas veces de temas religiosos, así que ya simplemente lo voy a decir de una forma: “No es personal”. Significará que no tengo la menor intención de ofender, pero entiendo que alguien se pueda sentir ofendido, así que cuando esa frase anteceda a algún post, si alguien cree que podría sentirse negativamente aludido, únicamente detenga ahí su lectura.

No es personal.

Hoy es el día religioso más importante del país, tal vez es el segundo día más importante después de navidad para la gente de clase media y alta, pero para el 60% de la población, los semipobres, pobres y paupérrimos de México, el doce de diciembre es sin duda más importante que el veinticinco. La creencia en la Virgen de Guadalupe, me parece que ha tenido en los últimos años un “efecto Santa Claus”, para muchos católicos cultos. Bien, pues era el siglo XVI, los misioneros requerían de un poderoso símbolo religioso que finalmente consolidara el catolicismo de grupos indígenas que ante los problemas graves (que no veían solucionados con la nueva religión) volvían a acudir a sus antiguos dioses. Una diosa en particular, Tonantzin (en castellano, “nuestra verdadera madre”), dio a luz (dentro de la mitología azteca), a Huitzilopochtli, quien en cuanto salió del útero asesinó a todos sus hermanos (eran cuatrocientos), dando origen a las estrellas (las cuales podemos ver en el manto guadalupano). Bueno, pues el lugar donde se apareció, y donde ahora está la basílica, es precisamente donde los indígenas rendían culto a Tonantzin. Pero en los milagros no hay coincidencias, así que vamos a los documentos históricos: resulta que al famoso Obispo Juan de Zumárraga nunca se le ocurrió dejar un documento que mencionara el hecho, dejó muchos más, con trivialidades en comparación con la aparición de la madre de su dios, ¿por qué?, la historia nos responde, algunos años después, el Provincial de los Franciscanos, Francisco de Bustamante, critica en un sermón “la devoción que ha crecido en una capilla dedicada a Nuestra Señora, llamada de Guadalupe, en esta ciudad es en gran manera dañina para los nativos, pues les hace creer que la imagen pintada por Marcos el indio es de alguna forma milagrosa”; luego en 1569, Martín Enríquez de Almanza, cuarto virrey, denominó el culto de la Virgen de Guadalupe como una impostura dañina, como una adoración disfrazada de la deidad azteca Tonantzin. Nada de esto es extraño si consideramos que los indígenas la llamaban de hecho “Virgen de Guadalupe Tonantzin”. Ya en nuestros días Guillermo Schulenburg realizó una serie de estudios, varios años después declaró que la beatificación de Juan Diego era hacia un símbolo, no hacia alguien real; un día, en mi ciudad natal vi, pintado en una pared, “Muera Schulenburg, Viva la Virgen de Guadalupe”, creo que hasta ese día no me había percatado de la magnitud del fanatismo religioso en esa ciudad; en fin, los elementos de falsedad no es algo a lo que debí dar tanta importancia, el punto al que quiero llegar, es que la imagen ha sido utilizada históricamente en México para “inspirar” primero, la Guerra de Independencia a manos de Hidalgo quien por cierto no creía en la virginidad de María de acuerdo a documentos históricos; y luego en la Revolución Mexicana por parte de Emiliano Zapata quien consiguió un numeroso ejército de campesinos, que con un arma en sus manos se convirtieron en violadores, saqueadores, etc. El uso de este símbolo provocó el derramamiento de sangre de miles, que no vieron una mejora en sus condiciones de vida cuando esas guerras terminaron. ¿Cómo impulsas un movimiento revolucionario con un símbolo que representa la ignorancia de la derecha?, ah, pues de tal forma que mantengas a la derecha en el poder, gane quien gane. Voy a citar a un amigo que comúnmente dice: “al mexicano dale cerveza, fútbol y virgen de guadalupe y lo mantienes controlado”. Para mi, lejos de ser un símbolo de inspiración revolucionaria, me parece el símbolo más significativo de la esperanza del mexicano, de que ante los problemas graves lo que se requiere son milagros.

La danza de la (sur)realidad.

Posiblemente ya han visto en algunos comentarios que estuve leyendo un libro interesantísimo que se llama Nineteen Eighty-Four de George Orwell, quien fue un crítico social y político prominente durante y después de la Segunda Guerra Mundial; hace algunos días lo terminé, y a la espera de The God Delusion de Richard Dawkins, estoy leyendo un libro extraordinario, que después de mucha búsqueda, finalmente encontré en Monterrey, se llama La Danza de la Realidad, de Alejandro Jodorowsky. La historia de Orwell plantea una visión futurista del mundo, con una ficción distópica, donde a través del protagonista que está lejos de ser un héroe te van explicando la situación política, económica y social. Resulta que un partido comunistoide ha asegurado su posición eterna e “inmortal” mediante un control social individualizado (con telepantallas), a partir de un concepto fundamental al cual llaman “doblepensar“, que es una forma (bastante bien fundamentada) de creer, pensar y obedecer a dos conceptos antónimos al mismo tiempo. Por ejemplo, el pasado ya ocurrió naturalmente, pero es cambiante, continuamente reescriben los hechos, construyendo la historia tanto hacia el pasado como en el presente, para que la gente recuerde lo que el partido quiere. No es tan ficticio si damos una ojeada a los libros de texto de Historia de México de primaria y secundaria. Este doblepensar está soportado por una nueva forma de lenguaje, llamada neolengua, es una excepción de todos los lenguajes que han existido, porque en vez de crecer en cantidad de palabras, se va continuamente reduciendo (conforme crece se reduce, por ejemplo se crea la palabra “neolengua” y se elimina “nuevo” y “lenguaje”). Un amigo hizo un comentario hace poco donde menciona que está ocurriendo en cierto sentido lo que plantea el libro; el gobierno (el partido) cuenta con tres organismos al servicio del pueblo (o sea, al servicio del partido), Ministerio de la Paz, Ministerio del Amor y Ministerio de la Verdad; que de hecho se dedican a la guerra, la tortura (y castidad, que como sea es una forma de tortura) y a la mentira, respectivamente. Comentó muy atinadamente que por ejemplo el organismo militar estadounidense se llama “Departamento de Defensa“, sus acciones “defensivas” y “liberadoras” en realidad son ataques e invasiones. Nuestro Ministerio del Amor bien podría ser la Iglesia, que a través de su doctrina hace creer a las masas que el amor a su dios implica ofrecerle el sufrimiento de esta vida para obtener la felicidad de la siguiente, otro ejemplo son los Centros de Readaptación Social (las cárceles), que en realidad son centros de aprendizaje para el delincuente. Nuestro Ministerio de la Verdad serían los medios informativos, que lo que buscan es encontrar la noticia que vende sin que en realidad sea cierta, de tal manera que al informar desinforman, otro ejemplo descarado sería la campaña populista de AMLO (¿tienen idea de a qué nivel es imposible su pseudoproyecto para subir el sueldo a la mitad de la población?) o los correos electrónicos terroristas del PAN durante la campaña presidencial (por ejemplo, la mayoría de la gente que conozco cree que la deuda que AMLO dejó al D.F. es impresionante cuando en realidad es la menor que ha tenido esa ciudad desde que se rige por un Jefe de Gobierno). Son ejemplos de organismos, tanto gubernamentales como no gubernamentales, pero que tienen en común una posición de poder, una influencia masiva. Muy relacionado con el uso inadecuado del lenguaje es algo que acabo de leer de Jodorowsky, quien propone un cambio en el sentido de ciertas palabras, por ejemplo invita a usar “usualmente” en vez de “siempre”, o “creo” en vez de “sé” y luego explica el significado de ciertas palabras, por ejemplo a la poesía la percibe como el excremento luminoso de una rana que se comió a una luciérnaga; pero perdería el sentido de este post al ahondar en esta clase de surrealismo, así que en otro les comentaré al respecto.